Plataforma afectados Banco Popular-Pastor

CRONOLOGÍA DE UN HUNDIMIENTO

El Banco Santander ha comprado por el simbólico precio de un euro al Banco Popular, con la necesidad de ampliar capital por 7000 millones.

La compra del Banco Pastor por parte del Popular en 2011 propició la compra de un enfermo por otro, en un momento de necesarias refinanciaciones, una antigua entidad de consolidada implantación en Galicia, para cuya adquisición se evitó el sistema de ayudas públicas y se recurrió al sistema de recursos propios, lo cual pudo haber agravado la situación del propio Banco Popular, a pesar de ser casi cinco veces más grande que el Pastor.  En la operación hubo un canje de acciones de cada acción del Banco Pastor por acciones del Popular, así como otro canje de los titulares de obligaciones del Banco Pastor.

De los cuatro test de estrés realizados por las autoridades controladoras al Banco Popular entre 2011 y 2016 éste sólo fracasó en uno de ellos.

El denominado “Proyecto Sunrise” fue la respuesta del Banco Popular al grave deterioro de sus activos, a fin de desconsolidar millones de euros procedentes de activos inmobiliarios, en definitiva: vender en bolsa esos activos inmobiliarios. Desafortunadamente el proyecto fracasó y la segunda salida, la ampliación de capital de 2016, tampoco solucionó los problemas del Banco Popular, porque no fue implementada por el núcleo duro de accionistas, de modo que los pequeños accionistas que acudieron a esta suscripción de capital se consideran engañados por las circunstancias en que la misma fue planificada y llevada a cabo, especialmente por la falta de veracidad o inexactitud de las cuentas en las que se sustentó, así como la eventual deficiente intervención de los reguladores oficiales.

Lo cierto es que en una semana el Banco Popular perdió la mitad de su valor en la Bolsa,  y  tanto el Banco Popular y el Pastor, con más de 90 años de trayectoria ambos, son ya parte de la historia financiera de nuestro país.

Posted in Actualidad.